Instrumentos

Me satisface su interés por los instrumentos de concierto de mi taller. Descubra en la Galería y en la Sala de sonido la maestría artística y sonora de mis violines, violas y violonchelos.

Me satisface su interés por los instrumentos de concierto de mi taller. Descubra en la Galería y en la Sala de sonido la maestría artística y sonora de mis violines, violas y violonchelos.

Concibo cada uno de los instrumentos como una «escultura» sonora y óptica individual. Aunque soy fiel a mi propia firma artística, cada instrumento es, sin lugar a dudas, un ejemplar único. Algunos de mis violines, violas y violonchelos se han acreditado como instrumentos de concierto en las manos de renombrados solistas y maestros concertistas. Aun así no me copio a mí mismo, sino que intento crear algo nuevo con cada instrumento. Un proceso creativo vivo no consiste solo en «hacer». No entiendo la construcción de violines como la fabricación de un producto técnico, a cada instrumento le doy su propia voz. Por eso, durante el proceso de creación del instrumento, además del «hacer», para mí es decisivo tener en cuenta y respetar el resultado de dar forma y trabajar con la madera. El timbre sonoro de un buen instrumento es el resultado de una intuición viva y de una inspiración atenta.

Mi trabajo como constructor de violines e investigador en acústica se pone de relieve en instrumentos cuyo delicado discurso y cuyo timbre de voz, sedoso, cálido y radiante tienen la misma clase que los de los grandes maestros italianos. Pero nunca me he limitado a ser solo un copista. Puede sonar a atrevimiento, pero estoy convencido de ello: es posible seguir desarrollando la larga tradición en la construcción de violines con pasión por la artesanía y una incansable investigación en el campo del sonido. No pocos músicos de renombre descubren en la dinámica, la capacidad y la fuerza de mis instrumentos un potencial de resonancia desconocido hasta el momento. Sus Conciertos y grabaciones dan testimonio.

Poder de convicción sonoro y visual: La madera y el barniz

Al construir mis instrumentos no solo le doy importancia al sonido, también a la apariencia. El desarrollo de una receta de barniz propia es el resultado de las investigaciones que he realizado a lo largo de los años en el campo de la acústica y la «alquimia». En el laboratorio de barniz y acústica de mi taller artesano en los últimos años he podido analizar, en numerosos instrumentos de los grandes maestros italianos, sus propiedades de atenuación y compararlas con la génesis acústica de mi propio barniz.

Poder de convicción sonoro y visual: La madera y el barniz

Al construir mis instrumentos no solo le doy importancia al sonido, también a la apariencia. El desarrollo de una receta de barniz propia es el resultado de las investigaciones que he realizado a lo largo de los años en el campo de la acústica y la «alquimia». En el laboratorio de barniz y acústica de mi taller artesano en los últimos años he podido analizar, en numerosos instrumentos de los grandes maestros italianos, sus propiedades de atenuación y compararlas con la génesis acústica de mi propio barniz.

Kraqueler im Lack des Venetianer Großmeisters Domenico Montagnana. Cello (Isserlis) aus dem Jahr 1740.

Entre los instrumentos más delicados cuyas propiedades acústicas he podido estudiar en profundidad había instrumentos de Antonio Stradivari, Andreas y Pietro Guarneri, Joseph Guarneri del Gesu, J.B. Guadagnini, Domenico Montagnana, Carlo Bergonzi, Franceso y Matteo Gofriller, G.A.  Rocca, David Tecchler, Nicolas Lupot  y  Nicolo Amati. El resultado de esta investigación no es la afirmación difusa de haber redescubierto «la receta original de Stradivari», sino el convencimiento de haber desarrollado un barniz con unas cualidades acústicas equiparables a las de los maestros cremonenses o venecianos.

Después de haber cocido cientos de recetas de barnices (desde el s. XII hasta la actualidad) y de haber analizado sus propiedades acústicas, es natural que las imprimaciones, los pigmentos y los barnices al aceite se elaboren en mi taller. La coloración, profunda y brillante, del barniz procede de los pigmentos de la raíz de rubia, que combinada con diferentes sales desarrolla una gama amplia de diferentes matices de color. El dibujo del barniz de mis instrumentos, a semejanza de la escuela de pintura flamenca, juega con contrastes en radios de acción ópticamente frenados y reforzados. Para ello trabajo con otros pigmentos complementarios.

Los efectos de luz y sombra de esta tradición se obtienen mediante un proceso de maduración complementario. Una superficie homogénea resultaría aburrida y una ofensa para la vista. Enseguida se la «cala». Al contrario que el juego óptico lleno de contrastes que desafía a la vista a comprender el efecto de profundidad, las refracciones de la luz y los matices del color.

La cuestión de la madera para instrumentos (madera sonora) es centro de muchas leyendas. Además de madera talada por mí mismo, también utilizo alguna de las 80 piezas de madera para instrumentos que se talaron en el año 1884 en Davos. Esta madera, muy ligera, con sonido claro y acampanado, proviene del legado de una famosa familia suiza de constructores de violines. Mis investigaciones confirman en gran parte el conocimiento empírico adquirido por los maestros luthiers a lo largo de los siglos. Pero solo cuando el conocimiento transmitido se reaviva con las propias experiencias y se continúa perfeccionando surge algo especial y auténtico.

La cuestión de la madera para instrumentos (madera sonora) es centro de muchas leyendas. Además de madera talada por mí mismo, también utilizo alguna de las 80 piezas de madera para instrumentos que se talaron en el año 1884 en Davos. Esta madera, muy ligera, con sonido claro y acampanado, proviene del legado de una famosa familia suiza de constructores de violines.

Mis investigaciones confirman en gran parte el conocimiento empírico adquirido por los maestros luthiers a lo largo de los siglos. Pero solo cuando el conocimiento transmitido se reaviva con las propias experiencias y se continúa perfeccionando surge algo especial y auténtico.

Madera selecta para instrumentos en el taller de construcción de violines de Martin Schleske